TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

En estos trastornos al igual que con las adicciones funciona muy bien las terapias grupales.
Una vez que trabajamos con la persona durante un tiempo a nivel individual la incorporamos a grupos de terapia. El tratamiento de elección es el cognitivo conductual.

Están bien establecidos los siguientes elementos para trabajar la anorexia nerviosa: restaurar el peso a un nivel saludable, tratar las complicaciones físicas, incrementar la motivación del paciente para que coopere, proporcionar educación sobre los patrones alimentarios sanos, modificar los pensamientos inadecuados relacionados con el trastorno alimentario, tratar los trastornos psiquiátricos asociados, conseguir apoyo familiar y prevenir recaída. Para la bulimia nerviosa tenemos como objetivos la reducción o eliminación de los episodios de atracones y de las conductas purgativas, mejorar las actitudes relacionadas con el trastorno, minimización de la restricción alimentaria, incrementar la variedad de alimentos que se comen, potenciar el ejercicio físico, tratar los trastornos clínicos asociados, abordar áreas que subyacen al trastorno como son las preocupaciones por la imagen corporal y la autoestima.