PROBLEMAS DE CONDUCTA

Actualmente, los problemas de conducta se han convertido en una de las fuentes de mayor preocupación para padres y profesores, quienes observan cómo sus hijos y alumnos presentan cuadros elevados de descontrol conductual.

Podemos definir los trastornos de conducta como aquellos problemas que presentan los niños y adolescentes cuando deben enfrentarse al cumplimiento de normas y a la aceptación de una disciplina.

El tratamiento cognitivo-conductual tendrá como objetivos aumentar la competencia del paciente para resolver problemas, así como mejorar sus habilidades de comunicación y promover técnicas para controlar los impulsos.

El trabajo con la familia deberá estar dirigido a introducir una serie de cambios dentro de la dinámica familiar y mejorar la comunicación y las relaciones entre sus miembros. El tratamiento debe contar con la intervención de la escuela.