Como se ha comentado en artículos anteriores los trastornos del estado de ánimo son bastante frecuentes en nuestra sociedad. Esta reflexión trata sobre cómo muchas personas alimentan el estado de ánimo negativo que caracteriza a dichos trastornos a través de distorsiones del tipo: si tuviera personas a mi alrededor no me sentiría así, si tuviera amigos saldría de esto, necesito salir y estar con gente para no experimentar esto…
Suele ser muy común en terapia encontrar que cuando se presenta sintomatología depresiva la persona se siente más mal aún al pensar que debería de tener amigos, que debería de estar rodeada de gente, que debería de salir más y que así se sentiría mucho mejor. Pero no lo hace porque la persona le cuesta mucho llevar esto a cabo, debido a que no está aún preparada para ello, por lo que entra en una dinámica donde prevalece la peor NO relación que pueda existir: la no relación consigo mismo, la no aceptación del sí mismo.
especialistas en terapia infantil, terapia adultos, terapia de pareja
Es evidente la importancia que tiene el tener apoyos sociales. En determinadas situaciones de ruptura, pérdida o duelo el poder hablar sobre lo que se siente es algo muy terapéutico. Ahora bien, el no tener relaciones sociales puede convertirse en un elemento sobrevalorado de manera negativa, lo cual hace que el sujeto sin apoyos sociales se entristezca más aún, cuando en realidad no es eso lo más importante.
A continuación intentaré comentar por qué pienso de esa manera. Si se siente uno depresivo es importante que se entienda el por qué de dicho sentimiento, una vez examinado el origen de dichos sentimientos se debe de trabajar el hecho de cambiar lo necesario y aceptar lo que no es posible cambiar. Para ello las terapias psicológicas tanto de corte humanistas como cognitivo conductuales son muy eficaces. Este proceso debe de ser llevado a cabo por profesionales de la psicología. Es posible que se tengan amigos con una actitud positiva para escuchar y eso es realmente positivo de cara a salir adelante pero NO es lo más importante.
No es cierto que el sujeto con pocos apoyos sociales NO tenga estrategias para salir de un episodio depresivo, los apoyos a diferencia de lo que piensa la persona depresiva no es lo que le hace salir adelante, ayuda pero no es lo más importante. Lo que hace salir adelante es el trabajo interior, realizado mediante un análisis pormenorizado del origen y aceptación de lo ocurrido.
Una vez comprendido y trabajado el hecho que deprime, el sujeto está preparado para sentir y establecer relaciones sociales duraderas, si le apetece claro… Termino mi reflexión como he empezado añadiendo lo siguiente:El coronel no tiene quien le escriba…vale, pero le has preguntado a él si lo necesita…”
Saludos,
Héctor
www.psicologosbonnet.es
psicologos especialistas en terapia infantil, terapia de adultos y terapia de pareja