A continuación describo qué es lo más importante que deben los padres saber sobre el TDAH:

  1. Lo primero que deben hacer los padres de niños con TDAH es conocer el trastorno, el TDAH es una anomalía del desarrollo, esto no significa que la conducta del niño tenga que ser patológica, sino que no es apropiada para su edad y grupo de desarrollo. El niño con TDAH es diferente del niño normal en una forma cualitativa, no cuantitativa;  este puede hacer lo mismo que el normal pero no con la misma facilidad. Principalmente es un problema de inhibición que tiene efectos en la conducta, la cognición y por supuesto las emociones. De ahí la naturaleza del tratamiento a llevar  a cabo, ya que este deberá abordar estas tres áreas.
  2. Los niños con TDAH presentan unos niveles muy altos de desorganización de su tiempo, les cuesta seguir una rutina, se dispersan muy fácilmente. El problema de atención que suelen tener estos niños está relacionado con la atención sostenida, esto no tiene nada que ver con la conducta, la motivación y qué piensan de su futuro. El TDAH no es un problema de memoria, encontramos niños que son distraídos, que olvidan mucho las cosas que tiene que hacer, la diferencia con los TDAH es que estos olvidan lo que están haciendo, no lo que tienen que hacer, se olvidan de por qué están haciendo algo. El niño con TDAH presenta un deterioro significativo en su memoria de trabajo, no así con el memorizar cosas, olvidan cuál es su objetivo cuando realizan una tarea, cuál es su meta. Todo lo que le rodea al niño con TDAH le distrae, le es imposible centrarse en lo que realmente es importante para él.
  3. El TDAH es un trastorno con un origen neurogenético, por tanto es un trastorno que representa lo que el niño es realmente, por lo que no es algo aprendido socialmente, sino que  tiene un origen en el desarrollo del cerebro no en el aprendizaje. ¿Entonces para qué sirve la terapia psicológica si tiene un origen el trastorno neurogenético? La respuesta es, para mejorar esa discapacidad de origen genético, imaginemos a una persona con problemas de lenguaje, la persona nace con esa discapacidad pero el tratamiento logopédico le ayuda a mejorar su expresión; de esa misma forma funciona el tratamiento psicológico en el TDAH, le ayuda al niño a mejorar las funciones que se encuentran más deterioradas.
  4. Es importante trabajar con el niño la necesidad de responder a los estímulos de forma organizada es crucial en el tratamiento. A nivel cognitivo el trabajo con el niño con el habla guiada le da información sobre cómo desenvolverse.
  5. Es muy típico que los padres te comenten que su hijo juega a los videojuegos durante horas y no puede estar sentado estudiando ni diez minutos; esto está directamente relacionado con los automotivación, ésta el niño con TDAH está bastante perjudicada, eso significa que va a depender directamente su desarrollo de cómo el entorno refuerce su conducta, es decir si no hay unas consecuencias directas en su entorno por su comportamiento el niño va a verse bastante limitado.
  6. Los genes (Ejemplo DRD4, DRD2) encontrados vinculados con el TDAH son los encargados de regular la dopamina en el cerebro, por esa razón se utilizan drogas para el tratamiento del trastorno,  la psicofarmacología es una forma de tratamiento genético que ayuda a que los problemas genéticos que puedan dar lugar a un déficit de dopamina se compensen.
  7. Los niños con TDAH están ciegos con relación al futuro, por eso lo dejan todo para el último momento, porque lo único que tiene sentido para ellos es el presente. De ahí podemos deducir de la importancia que tiene la terapia de conducta en el tratamiento de este trastorno, debido a que la misma actúa sobre las consecuencias de la conducta.
  8. Es importante tener información física externa que le permita al niño con TDAH guiarse en su comportamiento sobre lo que tiene y no tiene que hacer (pizarras, símbolos, recordatorios, apuntes, agendas…), se necesita buscar sustitutos para sustituir el déficit presente en la memoria de trabajo.
  9. Los niños con TDAH necesitan externalizar el estudio en períodos de tiempo, por ejemplo, si el objetivo es leer, se deben de crear objetivos claros y concisos, que describan el tiempo que se leerá y la cantidad a leer, una vez que termine la lectura se acaba la tarea.
  10. Otro aspecto a tener en cuenta es la motivación, será necesaria reforzar los comportamientos que se acerquen a lo que nosotros queremos lograr en estos niños, por lo que conceptos como: refuerzo y castigo, tendrán que ser muy conocidos por los padres.

La lista de aspectos a tener en cuenta podría extenderse más, de ahí la importancia del trabajo en terapia para estos niños, llevando a cabo un tratamiento sistémico que tenga en cuenta la escuela, la familia y al propio niño.
Saludos,
Héctor
www.psicologosbonnet.es
Psicólogos especialistas en terapia infantil y de adultos