A veces nuestra mente nos juega una mala pasada, es decir nos hace sacar conclusiones que no son reales, más bien están guiadas por pre-juicios que elaboramos previamente.
Los pre-juicios están basados en estereotipos, los cuales nos ayudan a organizar y a economizar energía. Lo que hace convertirse a un estereotipo en pre-juicios es la carga emocional negativa que lleva asociada.
La siguientes situaciones son ejemplos de cómo los pre-juicios nos afectan:

  • Cuando la madre es llamada del colegio para que vaya a ver a la profesora va pensando qué habrá hecho mal el niño.
  • La pareja que observa como su compañero llega tarde a una determinada cita piensa que es que no la quiere.
  • El empresario que ve a un trabajador en la máquina de café fuera de la hora de descanso concluye que es un vago.

Existen miles de ejemplos de cómo a veces son interpretados los comportamientos.
Dediquemos unos minutos a fijarnos en la siguiente imagen, intentar mirarla rápidamente y decir que leen en ella:



Como pueden comprobar los sentidos les han jugado una mala pasada debido a que no dice lo que previamente pensamos (Coca-Cola) más bien dice otra cosa (Coca-Coca), pero como nuestra mente está preparada de antemano para cerrar esa Gestalt y como no somos conscientes caemos en el error.
Por eso es importante el cuestionarse las cosas, el no fiarnos de nuestras generalizaciones debido a que al igual que los sentidos pueden estar indicándonos el camino erróneo.
Saludos,
Héctor Peraza Díaz
www.psicologosbonnet.es