La depresión es una de las enfermedades mentales más frecuentes, se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)  España se sitúa en el cuarto país de Europa con más casos de depresión, llegando a afectar a más de 2 millones de personas. Por tanto, es muy probable que tengamos algún familiar o amigo/a que esté pasando por un episodio depresivo.
Es muy humano el acercarnos a dicha persona e intentar ayudarle, ahora bien: ¿cómo deberíamos de hacerlo para que sea más efectivo?
En primer lugar, una persona deprimida por regla general busca la soledad y el aislamiento, por tanto, una forma de ayudar a alguien deprimido es intentar compartir con ella, por supuesto respetando sus espacios y su momento.
 

El plantearle actividades que no necesariamente tienen porque ser del gusto de la persona deprimida pueden ayudar a que se sienta mejor, dichas actividades deberán de ser al principio muy básicas, como salir a dar un paseo, y con el tiempo se deberán de ir complicando más.
En segundo lugar, el practicar la escucha activa hará que la persona se sienta acompañada, por tanto reducirá su tristeza.  Qué es la escucha activa está descrito en el siguiente link:

La escucha activa: un elemento clave en la comunicación

En el caso de procesos de duelo como rupturas de pareja o muerte la persona deprimida tiende a rumiar mucho sobre lo acontecido, por tanto la escucha activa deberá de aplicarse pero durante un tiempo determinado, ya que sino sería contraindicada.
En cuarto lugar, el comentarle lecturas de autoayuda podría ser una herramienta a tener en cuenta siempre y cuando no se encuentre la persona con un estado muy bajo de ánimo. El recomendar escribir sobre lo que piensa podría ayudar bastante siempre y cuando luego se comparta con alguien dichos pensamientos escritos.
Por último, en caso de malestar psicológico muy intenso con deterioro de la actividad cotidiana durante semanas se le deberá recomendar el visitar a un psicólogo y en caso que sea necesario a un psiquiatra.
Saludos,
Héctor Peraza Díaz
www.psicologosbonnet.es