Se trata de un ciclo de cuatro pasos. Primero se expulsa todo el aire por la boca. Luego, se inspira por la nariz contando mentalmente hasta cuatro. Después, se aguanta el aliento hasta siete y, para terminar, se expulsa el aliento lentamente por la boca contando hasta ocho. En total, debemos llevar a cabo cuatro ciclos seguidos como éste, tres veces al día.