Al igual que los programas de puntos, los contratos sirven para aplicar unas consecuencias directas a la conducta infantil. Se utilizan con niños mayores (a partir de los ocho años) y son muy útiles para trabajar con adolescentes.
Todo contrato debe contener:

  • lo que se espera que haga el niño (la conducta). Debe especificarse claramente qué se espera de él y qué ocurrirá si lo hace.
  • A lo que se comprometen los padres (las consecuencias) si lleva a cabo esa conducta.
  • Las consecuencias que tendría la no realización de esa conducta.
  • También se pueden incluir bonificaciones extraordinarias por exceder los requisitos mínimos del contrato.

El contrato debe plasmarse en papel y ponerse en un lugar visible para tener acceso a él en cualquier momento. El siguiente gráfico se refiere a los hábitos de estudio:

Reunidos en________(lugar)______a______(fecha)_______, Pedro, Mamá y Papá acuerdan:
Que Pedro se compromete a realizar el siguiente trabajo:

  • Comenzar a estudiar todos los días a las 18:30 y no finalizar antes de las 19:30 en los exámenes
  • Comunicar al llegar a casa la cantidad de trabajo que tiene
  • Realizar a diario los deberes del colegio
  • Además de los deberes diarios, estudiar un tiempo mínimo de 30 minutos al día cuando no tenga exámenes

Con todo lo anterior:

  • Recibirá 50 céntimos cada día que cumpla todo lo antes expuesto
  • Cada semana que hay realizado correctamente todas las tareas mencionadas, el sábado podrá ir al cine y elegir película
  • Si algún día pide alguna de los premios sin haber hecho el trabajo acordado, se le descontarán 50 céntimos de la paga semanal.

Firmado:
Pedro:__________________________            Mamá:____________________________          Papá:______________________

Conviene empezar poco a poco y no ser exigentes al principio. El objetivo inicial es que el niño se implique y se sienta motivado. Una vez que haya conseguido lo que se especifica en el contrato, podemos cambiarlo o introducir nuevas conductas que queramos modificar.
Hay que intentar que las consecuencias positivas o negativas de la conducta sean tan inmediatas a la conducta como sea posible, sin olvidar que se trata de un sistema de refuerzo, por lo que conviene hacer hincapié en las consecuencias positivas.
Saludos,
Héctor Peraza Díaz
www.psicologosbonnet.es