Ante una crisis de ansiedad se generan muchos pensamientos “kamikaze” que minan la voluntad de la persona de aceptar la situación vivida, a estos pensamientos llamaremos interpretaciones catastrofistas.
 
Estas suelen ser las siguientes:

  • Miedo a volverme loco: la locura suele formar parte de cuadros psicóticos, por lo que implica síntomas como los delirios y las alucinaciones, los psicóticos no guardan miedo a volverse locos, estos han perdido la noción de la realidad, considerando su vida normal. Ninguna persona puede volverse loca por experimentar una crisis de ansiedad.
  • Perder el control: este miedo es muy parecido al de volverse loco, las personas experimentan la sensación de llevar a cabo comportamientos socialmente incorrecto por experimentar una crisis. Este temor está totalmente infundado debido a que cuando se experimenta ansiedad la persona piensa y actúa con total lógica.
  • Miedo a tener un ataque al corazón: el infarto presenta síntomas parecidos a los que se experimentan en una crisis de ansiedad, una de las diferencias es que en los ataques al corazón el ejercicio empeora los síntomas, mientras el reposo los empeora. Una crisis de ansiedad no puede dañar al corazón, el hecho de que late más de prisa no significa que se experimente un infarto. Sí influye en la presencia de un infarto el tener obesidad, no hacer ejercicio físico, el colesterol…etc.
  • Miedo a asfixiarse: lo que se produce en las crisis es una deficiente respiración por parte del sujeto que lo experimenta (se respira más aire de lo normal y de forma muy rápida), por esto las crisis mejoran con la respiración diafragmática lenta.
  • Miedo a desmayarse: la probabilidad de desmayarse en una crisis de pánico es casi nula debido a que durante las crisis sube un poco la tensión arterial, mientras que el desmayo implica una bajada de tensión.

 
Estos son algunos de los síntomas experimentados, para más información sobre los mismos puede consultarse a Barlow, 1989.
 
Saludos,
Héctor
www.psicologosbonnet.es