La terapia de conversión consiste en el intento de erradicar los deseos sexuales del individuo. Ha sido fundamentalmente utilizada para eliminar las pulsiones sexuales en homosexuales y bisexuales. Es una práctica no recomendada bajo ningún concepto.
El movimiento contra esta «terapia» surge en consonancia con el iniciado en EEUU con la idea de erradicar esta práctica debido a los resultados negativos que se obtienen.
En los casos en los que la persona no esté conforme con su orientación lo que se deberá de trabajar a nivel psicológico es el por qué la persona se siente así, para intentar dar una solución pero nunca por la vía de la negación o la represión.
Según Francisco Santolaya (presidente del consejo general del colegio de psicólogos de España) este tipo de prácticas promueven ansiedad, depresión e incluso suicidio.
En los siguientes enlaces podrán encontrar información relacionada con el tema, tanto nacional como internacional:
Rechazo total de los psicólogos a las terapias de conversión homosexual
Memorandum of Understanding on Conversion Therapy in the UK
 
Saludos,
Hector Peraza Díaz
www.psicologosbonnet.es