El siguiente texto es una fragmento de la entrevista realizada en el periódico La Razón de Murcia el 23 de junio de 2011 a la profesora de la Universidad de Murcia, Doctora en Psicología y experta en Psicología Clínica y de la Salud Carmen Godoy sobre cómo trabajar con los niños durante el período vacacional.
¿Qué recomendaciones hay que tener en cuenta para afrontar este largo estío con los niños en casa? Carmen Godoy, considera fundamental un «periodo de desconexión de la actividad escolar», y en este aspecto las escuelas de verano y la práctica de deportes juegan un importante papel. ¿Cuánto tiempo debe durar ese paréntesis? Godoy apunta que tiene que ser “lo suficientemente amplio para que el niño se libere de las presiones del rendimiento académico”. ¿Y cumplido este paso? La experta, profesora del departamento del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Murcia, ve adecuado fijar unas rutinas, «pero siempre siendo flexibles. Sobre todo con los más pequeños conviene estructurar un horario, pero no excesivamente rígido». Un detalle más a tener en cuenta: a la hora de elegir las actividades de ocio para los chavales “debemos preguntarles, y adaptarlas a sus gustos. Desde luego, no imponerles lo que a nosotros nos gustaría que hicieran».


En cuanto a los deberes, la docente señala que depende de las necesidades del niño, según le haya ido el curso, pero opina que las tareas de repaso no deben ser «desproporcionadas, porque corremos el peligro de que regresen al colegio sobresaturados». Por lo demás, Carmen Godoy recuerda que el verano es un buen momento para «aprender otro tipo de responsabilidades en casa, como poner la mesa, hacer la compra o ayudar a cocinar», así como para fomentar las relaciones familiares, quizás algo descuidadas a lo largo del resto del año por las prisas y las obligaciones de la rutina diaria. Y un último consejo: no hay que tener miedo a que surjan conflictos, al pasar más tiempo juntos. «Los conflictos son necesarios, porque nos dan la oportunidad de enseñarles a nuestros hijos otros valores y normas».



Saludos,
Héctor Peraza Díaz
www.psicologosbonnet.es